MEMORIES

jueves, 25 de agosto de 2011




Supongo que si alguna vez buscaran la palabra desastre en el diccionario seguramente encontrarían mi cara al lado de la descripción; todavía no se como me da la cara para aparecer por acá, es decir, la última vez que subí algo prometí volver al sábado siguiente y vean, estoy volviendo un jueves, cinco meses después... Pero bueno, creo que lo importante es que volví. Está vez no voy a decir cuando pienso volver por acá porque la verdad es que no tengo ni idea. Veo este blog como un lugar donde me puedo expresar sin temor a que nadie me este criticando ni corrigiendo, también influye mucho el hecho de que ninguna persona que yo conozco sepa de la existencia de este lugar, lo que me permite ser mucho más sincera de lo que soy en realidad. Creo que es algo que nos pasa a todos, el poder escondernos detrás del anonimato de unas palabras escritas al azar permite que seamos más abiertos y que calculemos menos la palabras y la manera en la que tenemos que decirlas. Es decir, este lugar no me puede hacer ni yo puedo dañarlo, pero en cambio, con las personas es más complicado. Una palabra mal expresada o dicha en un momento inadecuado puede provocar un terremoto. Y lo digo por experiencia propia, una vez le dije un chiste a una amiga y gracias a eso estuvimos peleadas casi dos años; increíble pero cierto. Y la realidad es que cosas más graves ocurren gracias a problemas de comunicación. Es por eso que últimamente mido muy bien lo que digo, y cuando siento que metí la pata me quedó calladita y en un rincón intentando que nadie se fije en mí. En  fin, solamente pasaba para decir hola y decirles que todavía sigo dando algunas vueltas por acá. Y si quieren saber más seguido de mi, les dejo mi tumblr (si esa nueva plataforma de blog que ya conquisto a medio mundo con sus unicornios y arco iris de colores, y  de la que, también, soy adicta) indiehope y ahí nos podemos decir hola más seguido. Nos leemos en otro momento gente hermosa.

domingo, 20 de marzo de 2011


La mayoría del tiempo siento que soy bastante bipolar, es decir, un día estoy llorando a mares diciendo que no vale la pena vivir por absolutamente nada, y al día siguiente estoy riendo de lo más feliz deseando que ese día no acaba jamás. No sé si es un problema mío o si a todo el mundo le pasa; supongo que tiene más que ver con cumplir mis expectativas que con otra cosa. Pero hay otras veces que sin ningún motivo aparente, estoy inusitadamente feliz o desastrozamente triste, es más, el viernes me puse a llorar a raudales y no me había pasado nada, solamente estaba acostada en mi cama. Será catarsis, en definitiva. Siempre que empiezo a escribir siento que no llegó a ningún punto en concreto, obviamente que esto no es la excepción, las palabras solamente surgen y yo las voy plasmando, soy consciente de que la mayoría de las cosas que escribo no tiene ningún tipo de coherencia y cohesión, con el tiempo mejoraré, creo. Ahora estoy feliz, mi hermano acaba de hacerme el mejor regalo del universo y de  alegrarme esta semana! Pero es bastante seguro que mañana algo me deprima, espero que no, porque empiezo una nueva cursada en la facultad y no tengo ganas de deprimirme por cosas a las que finalmente no termino de encontrarles alguna explicación lógica. Supongo que el sábado, voy a volver a bloggear para contar que tal me fue con el regalo de mi hermano y subir fotos y esas cosas divertidas. 

PD: Amo a Milky, me parece la caja de leche con más onda en el universo entero.

martes, 1 de marzo de 2011


But it´s over now.

domingo, 9 de enero de 2011


No quiero que la soledad me domine, pero me dejo atrapar por ella día a día. Ya las palabras no surjen, las risas no funcionan, nada es igual. El pasado no vuelve, el futuro es incierto y el presente es caos. Ya no se que hacer, no se como reaccionar, todo está mal. Yo estoy mal, lo sé; es lo único de lo que soy verdaderamente conciente. El resto es la cruda realidad, me consume. Me consumo.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Love Story

Love means never having to say you're sorry


What can you say about a twenty-five-year-old girl who died? That she was beautiful and brilliant? That she loved Mozart and Bach, the Beatles, and me?



Oliver Barrett III: If you marry her now, I'll not give you the time of day.

Oliver Barrett IV: Father, you don't know the time of day!


Oliver Barrett IV: Why did you leave the Church?
Jennifer Cavelleri: I don't know--I never really joined. I mean, I guess I never thought that there's any world better than this one. I mean, what can be better than Mozart, or Bach, or you?


Oliver Barrett IV: See, I think you're scared. You put up a big glass wall to keep from getting hurt. But it also keeps you from getting touched. It's a risk, isn't it, Jenny? At least I had the guts to admit what I felt. Someday you're gonna have to come up with the courage to admit you care.
Jennifer Cavalieri: I care.
 
 
I believe you. I really do.


Now you've gotta stop being sick...that guilty look on your face, it's sick. Would you stop blaming yourself, you god-damn stupid preppy. It's nobody's fault. It's not your fault. That's the only thing I'm gonna ask you. Otherwise, I know you're gonna be OK.  Screw Paris!...Screw Paris and music and all that stuff you thought you stole from me. I don't care, don't you believe that? Then get the hell out of here. I don't want you at my god-damn deathbed.



 I wish I hadn't promised Jenny to be strong for you.


What offends you more, Father, that she's Catholic, or poor?


That's better. Would you please do something for me, Ollie? Would you please hold me? No, I mean really hold me. Next to me.


Oliver Barrett IV: Hey what makes you so sure I went to prep school?

Jennifer Cavelleri: You look stupid and rich.

Oliver Barrett IV: Actually I'm smart and poor.

Jennifer Cavelleri: Uh-uh, I'm smart and poor.

Oliver Barrett IV: What makes you so smart?

Jennifer Cavelleri: I wouldn't go for coffee with you.

Oliver Barrett IV: Yeah well I wouldn't ask you.

Jennifer Cavelleri: Well, that's what makes you stupid.
 
 

Jennifer Cavelleri: You're gonna flunk out if you don't study.

Oliver Barrett IV: I am studying.

Jennifer Cavelleri: Bullshit. You're looking at my legs.

Oliver Barrett IV: You know, Jenny, you're not that great looking.

Jennifer Cavelleri: I know. But can I help it if you think so?

sábado, 30 de octubre de 2010

A palabras necias, oidos sordos. De verdad que confirmo cada día que hay un porcentaje de personas, en una determinada edad, que no piensan antes de hablar; y terminan haciendo una tormenta en un vaso de agua. Te amo Greene, y te voy a apoyar incodicionalmente; porque me parece que todos los ataques que recibis, son malintencionados y que no tienen ninguna base firme donde sostenerse. Exceptuando, claro, el hecho de que "salis" con Joe Jonas. PATÉTICO. Y terriblemente triste que se juzgue y se maltrate a una persona por algo tan burdo, por no decir otra cosa.


















Necesitaba descargar mi bronca en algún lugar y siempre termino acá.




miércoles, 13 de octubre de 2010

Añorar


















Añorar. Según el Diccionario de la Real Academia: Recordar con pena la ausencia, privación o pérdida de alguien o algo muy querido.

Añoro mi infancia. Esa etapa mágica donde los problemas eran un asunto de los grandes y una simple palabra. Donde lo más complicado que podia enfrentar era recordar mi parlamento para algún acto escolar. Lo más triste era no poder jugar con mis juguetes preferidos, y la felicidad estaba a la vuelta de la esquina, y la encontraba siempre. Añoro saber que en esa época todos eramos amigos, sin importar de donde veniamos, raza, sexo o color; lo único verdaderamente importante era tener ganas de estar con el otro. Añoro los días en la plaza, las tardes en la puerta de mi casa, salir a jugar afuera. Pelearme con mi vecina, y reconcilarme a los 2 minutos y medio. Añoro pasar tiempo de calidad con mi hermano, siendo cómplices el uno del otro. Quisiera volver atrás, no para cambiar absolutamente nada, sino para poder volver a disfrutarlo. Pero más lentamente. Saber saborear cada día, cada hora, cada momento mágico que viví. Desearía recordarlo todo, no olvidar ninguna sonrisa, ningún llanto, ninguna caída. Acordarme exactamente como fue el momento en que aprendí a andar en bicicleta, que fui a una plaza por primera vez, recordar aquellos momentos, que ahora parecen tontos y simples, pero que supieron ser mi júbilo.
 Quisiera recuperar mi inocencia, sorprenderme con cada pequeña cosa que descubro. Dejar el escepticismo de lado y poder volver a ser feliz con las cosas simples. Desearia que el tiempo no corriese tan rápidamente o que yo no acelerase tanto mi vida. Porque cada día que pasa, me doy cuenta que es un día menos que me queda de vida. Porque no me gustaria morir sabiendo que no supe aprovechar el tiempo que estuve. Preocupada por cosas sin sentido, alejada de todo y todos. No. Quisiera saber que viví y disfrute al máximo lo que la vida me ofrecío y yo supe aprovechar.
Por eso añoro, porque quiero volver y volver a vivirlo.

Gisele.